palomita

Buscadores de Felicidad

Mientras permanecemos en este mundo viviendo nuestra experiencia humana, somos viajeros en el trayecto de nuestra vida, y a medida que vamos avanzando nos van ocurriendo situaciones que pueden ser desde las más simples hasta aquellas que nos hacen vivir momentos de plenitud.

Cada momento vivido va dejando una huella en nuestra piel y en nuestra alma. En el camino a veces no le damos importancia, pero llega un momento en el que esas experiencias,  se convierten en situaciones que nos detienen y limitan o que nos empoderan  y nos llevan hacia adelante.

Es aquí donde nos surge la pregunta: ¿cómo estoy viviendo?, ¿cómo estoy transitando mi camino por la vida?

Entonces el cómo se convierte en algo importante, en algo vital porque sin  dejar de vivir, sin dejar de caminar,  los momentos se siguen dando, las situaciones y circunstancias nos siguen interpelando. Es un viaje que empezamos y ya no tiene paradas ni retornos,  y en ese camino incesante,  tendremos que “arreglar” esos “cómos” que no nos satisfacen, que más bien nos están retando.

Como viajeros  y buscadores de felicidad, nos toca hacernos cargo de esos “Cómos” para que nuestro viaje sea más placentero.

En primer lugar, reconocer que sólo nosotros somos los responsables de todo lo que nos sucede en ese viaje que hemos iniciado en tránsito por la vida, que las circunstancias y situaciones pueden ser obstáculos u oportunidades y que depende de nosotros,  cómo nos relacionamos con esas circunstancias, si sabemos reconocer las oportunidades y hacerlas nuestras para que trabajen a nuestro favor.

Es decir, reconocer que somos los protagonistas de nuestra historia y que sólo nosotros podemos escribirla y re escribirla, todos los demás son actores secundarios,  que pueden ser relevantes en un momento dado, pero que nosotros no dejamos de tener las riendas  de nuestra vida.

En segundo lugar, elegir la actitud con la que queremos transitar por la vida, para que ese viaje sea según nuestros términos.

Elegir el cómo queremos transitarla, tiene que ver con nuestro comportamiento ante las circunstancias, viviendo desde la aceptación y el fluir, o dejándonos llevar por las emociones, por el que dirán, por las dudas y las vacilaciones.

En tercer lugar otro aspecto muy importante es el empoderamiento. Empoderamiento significa apoderarse, hacerse dueño de algo. Como protagonistas de nuestra historia,  es importante reconocer que tenemos el poder de crear la vida que queremos.

El poder procede de nuestra autenticidad, para ello tiene que haber un fuerte sentido de nuestro yo y de nuestra individualidad.

No podemos alcanzar el poder real imitando a otras personas, las podemos modelar, rescatar lo bueno y crearnos desde nuestra esencia. La felicidad implica un minucioso trabajo personal, de adentro hacia afuera.

Se trata de utilizar todos nuestros recursos internos  para darle la orientación que queremos a nuestra existencia.

Y por último y no menos importante,  la resiliencia, esa  capacidad de enfrentar la adversidad saliendo fortalecidos y alcanzando un estado de excelencia personal.

La resiliencia nos ayuda a responder a lo que la vida nos va presentando a lo largo del camino,  a decirle sí a la vida a pesar de todo, a pesar de las circunstancias, de los vientos en contra, de las pérdidas, de los desencuentros. Significa decirle sí a la vida con todo, con todo el entusiasmo, con toda la fuerza, con toda la confianza, con todo el amor.

Sólo así nuestra búsqueda de la felicidad  habrá llegado a su fin, entendiendo que cada paso,  cada parada,  hay que disfrutarla.

¡¡¡Gracias por estar aquí!!!

comentarios

About The Author

Juana Alida

Educadora, Enfermera, Coach de vida, experta en Desarrollo Personal. Con amplia experiencia profesional en las áreas de Salud y Educación.

Leave A Response

* Denotes Required Field