formula

La Fórmula del Éxito

En días como este,  que intento escribir y  encuentro dificultades para inspirarme, busco en la lectura de algún libro temas para compartir con ustedes. En esta búsqueda, encontré este que me parece muy útil e interesante cuando queremos emprender nuevos caminos de manera segura y placentera.

Napoleón Hill, en su libro “Cómo superar el fracaso y obtener el éxito” señala tres aspectos que podemos convertirlos en hábitos para  lograr los resultados que queremos.

Analicemos ésta fórmula y veamos que significa:

“CCC”  es una fórmula que significa que: “Calidad más Cantidad, más el Espíritu apropiado de cooperación, iguala a un experto en servicios”.

Si definimos el servicio como un valor intrínseco a la persona, como aquella actitud de colaboración hacia el otro, que nos permite hacer nuestra vida placentera y por consecuencia hacer placentera la vida de los demás, diríamos que de manera cotidiana estamos sirviendo, ya sea  en el hogar, en el trabajo o cuando nos topamos con alguien en la calle que necesita de nuestra ayuda.

Ahora, analicemos cada una de estas variables:

CALIDAD: La calidad del servicio podríamos entenderla como el  conjunto de características que satisfacen nuestras necesidades y la de los demás.

Desde este punto de vista, nuestro servicio tendría que sobresalir por su eficiencia, por la importancia que le damos a cada detalle, por el orden con que lo hacemos y por la voluntad  y la fuerza para lograr los resultados que queremos nosotros y que esperan los demás.

CANTIDAD: la cantidad de servicio debe ser entendida como el hábito de prestar todos los servicios de los  cuales uno es capaz de ofrecer en todo momento, esto presupone desarrollar nuestras habilidades y destrezas. Lo anterior lo podemos lograr a través de una práctica constante,  aplicando un método para aprender  y saber cómo plasmarlo.

ESPIRITU: el espíritu de servicio significa que debe ser interpretado como el hábito de hacer las cosas de manera agradable y armoniosa. Lo espiritual involucra a nuestro ser interior, es decir,  a lo más elevado de nosotros, estar conscientes de lo que estamos haciendo y del servicio que estamos brindando, vale decir no hacerlo de manera mecánica.

Cuando trabajamos involucrándonos en la tarea, lo que hacemos se vuelve importante, trascendente, y el servicio adquiere una formalidad, un contenido. Esa forma y ese contenido constituyen nuestra marca personal.

Andrew Carnegie enfatizó sobre la importancia del espíritu cuando brindamos un servicio. Recalcó la necesidad de una conducta armoniosa, esta conducta armoniosa adquiere mayor relevancia, inclusive cuando es grande la cantidad y  eficiente la calidad.

El espíritu de servicio es el valor agregado que hace la diferencia. Estos tres elementos constituyen la fórmula de tu éxito personal y profesional.

Hacer nuestra vida más placentera, que tenga un sentido,  que estemos absolutamente convencidos que lo que hacemos es aquello que nos apasiona, es un ideal que podemos hacerlo realidad,  para vivir más allá de una simple existencia cotidiana.

“Si uno tiene una personalidad grata y presta servicios con espíritu de armonía,  estos valores a menudo reemplazan las deficiencias de calidad y cantidad de servicios que uno presta”. 

Puedes compartir esta información con tus amigos y familiares, seguramente te lo agradecerán. También me gustaría saber tu opinión sobre el tema, por eso te invito a que dejes tu comentario.

Muchas gracias por estar aquí

comentarios

About The Author

Juana Alida

Educadora, Enfermera, Coach de vida, experta en Desarrollo Personal. Con amplia experiencia profesional en las áreas de Salud y Educación.

Leave A Response

* Denotes Required Field