Libérate del estrés y vive mejor

Tres pasos para liberarte del estrés y llevar una vida sana

Vivimos en una época de gran presión y  de grandes cambios, cuando las presiones  son extremadamente intensas y  perduran más de lo normal  pueden ocasionar una sobrecarga de estrés.

A continuación te detallo tres formas de manejar el estrés en las siguientes situaciones:

a)     El estrés como un estado de gran tensión originado por exceso de carga laboral:

En estos casos es importante que aprendas a distinguir lo importante de lo urgente. Lo importante es aquello que está relacionado a tus metas, a tu propósito y proyecto de vida, a tu familia y a tu trabajo y lo urgente son aquellas tareas de rutina que tenías que hacerlas dentro de un tiempo determinado, pagos y otras actividades que puedes delegar en otras personas.

Lo aconsejable es no acumular  pendientes la mesa de trabajo, cuando llegue un trabajo realizarlo de inmediato, aprender a delegar y aceptar el apoyo de otras personas.

b)   El estrés como reacción frente a un exceso de exigencias del entorno y nuestra capacidad de respuesta

¿Has sentido alguna vez que te están presionando ya sea en tu entorno familiar o laboral, o puede ser en tu relación de pareja?. Cuando sentimos una gran presión frente a las exigencias de los demás, nos sentimos agobiados al no poder responder a esas exigencias, pensamos que no estamos a la altura de las circunstancias, de lo que se espera de nosotros y entonces nos sentimos tensos, frustrados, insatisfechos.

En estos casos es necesario identificar de dónde viene la presión, ¿es interna o externa?, porque muchas veces viene de nosotros mismos, y aunque no escuchemos esa voz interior, es necesario preguntarnos: ¿Qué estamos haciendo y porqué lo estamos haciendo?, ¿Para qué lo hacemos?  Hallar el propósito de lo que hacemos nos libera de falsas expectativas y nos ayuda a recuperar nuestra equilibrio. También es importante aprender a manejar nuestro tiempo. Cuando perdemos tiempo perdemos energía y la energía es nuestro combustible interior.

c)   El estrés como reacción de defensa

El estrés nos predispone a la acción para poder adaptarnos a situaciones nuevas. La adaptación requiere de un tiempo, los cambios acelerados provocan una sobre exigencia, estamos continuamente enfrentando situaciones desconocidas que generan estrés.

Si este es tu caso,  es necesario poner en práctica tu sabiduría interior. Si te das cuenta, muchas de las cosas que sabes, están ahí pero no las pones en práctica, pregúntate: ¿Por qué actúo de esta manera y no de otra?, empieza conociendo tus emociones, para controlarlas y así puedas elegir tus comportamientos. No dejes que el estrés se apodere de tu vida, cambiar de actitud sólo depende de ti.

 “La vida nos reclama plenitud,  atención, crecimiento interior…si nos llenamos de ocupaciones y preocupaciones externas, esas carencias,  llevadas al cuerpo físico se convertirán en enfermedad…………..escucha tu voz interior”.

¡¡¡Ánimo,  tu si puedes!!!

About The Author

Juana Alida

Educadora, Enfermera, Coach de vida, experta en Desarrollo Personal. Con amplia experiencia profesional en las áreas de Salud y Educación.

Leave A Response

* Denotes Required Field