resistencia al cambio

¿Por qué me resisto al Cambio?

Vivir significa todo un reto aunque parezca muy fácil, si observas cómo se deslizan los días entre una tarea y otra, entre sueños cumplidos y por cumplir, haciendo cosas que quieres y que a veces no quieres, te darás cuenta que justamente aquellas cosas que no quieres hacer, son las que comúnmente más haces.

 ¿Por qué hacemos lo que no queremos y lo que sabemos que no debemos, pero igual lo hacemos?

En nuestra forma de ver la vida no hay nada correcto ni incorrecto, cada uno de nosotros tenemos una perspectiva de la realidad, del mundo y pensamos y actuamos de acuerdo a la forma como vemos el mundo desde nuestras creencias y desde nuestras propias experiencias.

En ese sentido, para cada uno de nosotros nuestro comportamiento tiene una razón de ser, un motivo que no puede ser válido para los demás pero para nosotros sí.

 No actuamos al azar, siempre hay una intención detrás de cada acto, y esta intención para nosotros es “positiva”, no importa que tan negativas sean las consecuencias que estamos obteniendo, siempre la intención va a ser “positiva”, incluso cuando hacemos cosas que nos parecen incongruentes o irracionales,  cada acción tiene un beneficio para nosotros.

El beneficio no lo vemos de manera consciente, pero si estamos haciendo algo que no “nos gusta” es porque estamos obteniendo algo al respecto. Muchas veces obtenemos beneficios de manera inconsciente y por lo tanto no podemos manejarlos o controlarlos.

Zona-de-confort-y-razones-fisiológicaEsta es la razón por la que muchas veces por más esfuerzo que hagamos por cambiar no lo vamos a conseguir. Un ejemplo clásico: Si estás en un trabajo que no te gusta e intentas buscar otro, inconscientemente no le pones mucho empeño a la búsqueda porque el nuevo empleo puede significar cambiar rutinas, horarios, etc. Y te mantienes ahí aunque no quieras porque ya conoces a tu jefe, a tus amigos, y aunque ganes poco, te dices a ti mismo: “más vale malo conocido que bueno por conocer”, el miedo y la inseguridad te llevan a pensar así, entonces el beneficio escondido es la seguridad.

Tu mente asocia el hecho de quedarte con seguridad o con sentirte víctima de las circunstancias. Estos beneficios van a impedir tu transformación y a pesar de la frustración te vas a quedar ahí. Cuando tomes consciencia de tu situación, cuando tu motivación y tu deseo sea más fuerte que tu dolor, empezarás a construir el futuro que quieres para ti.

Salir de la zona de confort es difícil, pero no imposible, empezar ese proceso de transformación depende sólo de ti, recuerda tú eres el dueño de tu destino y el capitán de tu alma.

Pregúntate ¿cuál es el beneficio que estoy obteniendo dejando de hacer lo que tengo que hacer?

Puedes compartir esta información con tus amigos y familiares, seguramente te lo agradecerán. También me gustaría saber tu opinión sobre el tema, te invito a que dejes tu comentario.

Gracias por estar aquí.

comentarios

 

 

About The Author

Juana Alida

Educadora, Enfermera, Coach de vida, experta en Desarrollo Personal. Con amplia experiencia profesional en las áreas de Salud y Educación.

Leave A Response

* Denotes Required Field