caminante

¿Eres el Dueño de tu Vida?

Seguir nuestros propios impulsos, tomar nuestras propias decisiones muchas veces nos genera miedo, miedo a equivocarnos, miedo a fracasar y es ahí donde solicitamos el apoyo generoso de una persona amiga que nos dé un consejo, que nos ayude a decidir qué camino tomar. Yo creo que tener miedo está en nuestra naturaleza humana, sin embargo es nuestra decisión como bailamos con él, qué espacio le damos, cómo lo utilizamos,  de tal manera que no nos paralice, ni siquiera nos haga vacilar en aquello que queremos lograr.

Nosotros somos los dueños de nuestra vida y es nuestra responsabilidad saber qué hacer con ella. Esto no quiere decir que no podemos equivocarnos, también está en nuestra naturaleza humana equivocarnos, pero somos nosotros los que vamos a valorar ese error como fracaso o como un intento más que nos lleve a encontrar lo que en realidad queremos en la vida.

Nuestra vida  está hecha de certezas y de incertidumbres. Las certezas nos van a dar la seguridad que necesitamos para lograr aquello que queremos, la incertidumbre nos ayudará a enfrentar los retos y a asumir los riesgos que significa vivir una vida plena.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” y vamos haciendo el camino de nuestra vida  con esa sensación de libertad, de seguridad en lo que estamos haciendo, disfrutando de los buenos tiempos, aprendiendo de los momentos difíciles, de eso se trata la vida.

Algunos dicen que la vida es como un tren con muchas estaciones, pero quien conduce el tren no eres tú, sólo eres un pasajero que va observando diferentes panoramas, compartiendo con diferentes personas que suben y bajan del tren.

Otros dicen que nosotros somos los conductores de nuestro propio vehículo, que hay caminos en los cuales nos sentimos muy seguros, conducimos felices, confiados de llegar a nuestro destino;  pero igualmente hay otros caminos en los cuales conducimos con miedo, nos sentimos perdidos,  preguntamos a otros, nos dejamos guiar, perdemos el control de nuestro coche y no vivimos la vida que queremos sino la que otros desean para nosotros.

Y por último hay quienes cuentan que somos los conductores de un carruaje tirado por dos caballos, un caballo muy docil y el otro muy arisco, cada uno de los caballos representa  nuestras emociones, que son las que nos llevan por la vida, depende de nuestra destreza para dominarlos y hacer nuestro viaje más amigable y placentero.

Lo verdadero y real es que  todo aquello que quieres lograr,  sólo va a ser posible cuando tienes el poder de crear tu realidad, cuando eres el dueño de tu vida.

¡¡Gracias por estar aquí!!!

 

About The Author

Juana Alida

Educadora, Enfermera, Coach de vida, experta en Desarrollo Personal. Con amplia experiencia profesional en las áreas de Salud y Educación.

Leave A Response

* Denotes Required Field